El trabajo remoto, orientado a metas y libre de sujeciones a oficinas físicas bajo horarios rígidos, se ha presentado como una alternativa sexy para los profesionales jóvenes. Para atraer y retener este talento (sumado a múltiples beneficios adicionales), las empresas deberán darle bienvenida a un nuevo concepto: digital workplace.

Cambio de perfil

Las dinámicas de trabajo han cambiado aceleradamente en el último lustro como nunca antes habíamos sido testigo. El extendido acceso a recursos tecnológicos (por ejemplo, en el Perú, según cifras de INEI a diciembre del 2017, 67.7% de las familias accede a Internet) y el espíritu emprendedor de las generaciones jóvenes han propiciado el crecimiento sostenido del trabajo remoto. Entendemos el trabajo remoto como aquel que, orientado a resultados, se apoya en herramientas digitales para poder desenvolverse en un espacio ajeno a una oficina física.

Esta es una realidad global. La comunidad Remoters.net, dedicada a proveer de herramientas e información a digital nomads y a remote teams, reveló en el 2017 que el número de trabajadores remotos en EEUU se había duplicado respecto a la década previa, con la proyección de que en el 2020 la cantidad de trabajadores remotos se duplicará. Entre quienes ya están sujetos a esta dinámica de trabajo, el 41.67% menciona que es en casa donde mejor trabaja, seguido por un 37.5% que opta por los espacios de coworking.

El trabajo remoto es una tendencia sin camino de retorno. Y es que la línea entre la oficina física y el lugar donde realmente se realiza el trabajo se está volviendo cada vez más borrosa. Conforme la tecnología avance, este esquema de trabajo se seguirá extendiendo (ciertamente, existen industrias más propicias: tecnología, marketing y publicidad, educación, ventas). Cabe señalar que esta realidad está reconfigurando los esquemas de manejo de los recursos humanos de las empresas. En consecuencia, llega a nosotros un concepto emergente: digital workplace.

Un nuevo ‘espacio’ de trabajo

Avanade, compañía norteamericana dedicada a la consultoría digital, define digital workplace como aquel que faculta a los empleados, independientemente de su ubicación, para impulsar la generación de valor agregado mediante el uso de herramientas digitales en un contexto interconectado. Así, los empleados pueden acceder a la información y los recursos que necesitan en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Los beneficios son reales y van más allá de la atracción y retención del talento. Sin embargo, ¿este proceso de transformación hacia el digital workplace se está haciendo realidad? De acuerdo con una encuesta realizada por la referida consultora en mayo del 2015 a 500 ejecutivos en Australia, Canadá, Alemania, Holanda, Singapur, Reino Unido y EEUU, el 84% cree incorrectamente que el uso de correo electrónico y redes sociales son todo lo que se requiere para un digital workplace. A continuación, algunos resultados de organizaciones que han adoptado herramientas digitales:

  • El 67% de los encuestados experimentó una mayor productividad.
  • El 53% vio un aumento en el compromiso de los empleados.
  • 43% experimentó un crecimiento de ingresos como resultado directo.

Sumado a ello, el 88% de las empresas que se describen a sí mismas como más rentables que sus competidores ha adoptado al menos una solución tecnológica asociada a un lugar de trabajo digital, como herramientas de análisis y datos y colaboración social.

Las empresas están comenzando a construir su futuro digital paso a paso. La mayoría de las compañías encuestadas ya adoptaron medidas como soluciones de conectividad (73%) y herramientas de análisis y datos (62%). Además, los encuestados indicaron que planean invertir en la construcción de su digital workplace en los próximos 12 a 24 meses. La atención se centrará en la colaboración social (69%), información e información empresarial (77%) y la infraestructura de TI (78%).

El reto de RRHH

¿Por qué este proceso de cambio debe ser prioridad entre las áreas de recursos humanos? Gartner Research destaca que el digital workplace permite nuevas formas de trabajo más efectivas; aumenta el compromiso y la agilidad de los empleados; y explota estilos y tecnologías orientados al consumidor. Pero vayamos un paso antes: el cambio será ineludible. Una idea clara de la investigación de Avanade es que las empresas creen que un entorno de trabajo completamente nuevo está en el horizonte. 91% de los encuestados cree que los adolescentes actuales trabajarán en roles que hoy no existen y otro 72% está de acuerdo en que la oficina tradicional estará obsoleta dentro de cuatro años (es decir, en el 2019).

Desde el lado de Google Cloud, la plataforma G Suite se ha establecido como un promotor de la productividad a través del trabajo colaborativo y remoto, bajo los estándares de seguridad en la nube que Google provee. En ese sentido, Alex Morris, Sales Director para Perú en Xertica, refiere: “Digital Workplace es la nueva forma de trabajar. En un mindset no digital, los espacios colaborativos son físicos. Sin embargo, un primer paso hacia la transformación consiste en habilitar a los integrantes de una organización a nutrirse de herramientas colaborativas para hacerlos más productivos y eficientes. Ello con el fin de que puedan concentrarse en el core de sus actividades. G Suite es un impulsor del trabajo ágil, tan necesario en estos tiempos de vertiginoso cambio”.

Desde una perspectiva de costos, Forrester Research concluye que una correcta implementación de G Suite ahorra 21 días de trabajo por trabajador al año (o visto de otro modo: 21 días adicionales de productividad anual). Esto equivale a un salario mensual de ahorro cada año.

Por su parte, Deloitte, citando trabajos previos realizados por Cisco Systems, Harvard Business Review, McKinsey & Co. y el Human Capital Institute, sintetizó las siguientes observaciones:

  • Atracción de talento: el 64% de los empleados optarían por un trabajo con un salario menor si pudieran trabajar fuera de la oficina.
  • Productividad de los empleados: las organizaciones con fuertes redes sociales en línea son 7% más productivas que las que no lo tienen.
  • Satisfacción de los empleados: las organizaciones que instalaron social media tools internamente encontraron un aumento promedio en la satisfacción de los empleados de 20%.
  • Retención de empleados: cuando aumenta el compromiso de los empleados, hay un aumento en la retención de empleados de hasta 87%.

Lo descrito en los párrafos previos obliga a que las compañías luchen con los problemas de retención y reclutamiento a través de inversiones en capacidades de colaboración social. Como sostiene Deloitte, el digital workplace unifica las comunicaciones offline y online al mantener a los empleados conectados a través de sus dispositivos móviles para proporcionar acceso en cualquier momento y lugar a herramientas e información corporativa. Asimismo, se concentra en la experiencia de los empleados proporcionándoles la experiencia del usuario que tienen fuera del firewall: brinda elección, flexibilidad y personalización. Ser capaz de atraer y retener el talento adecuado para hacer crecer su negocio, incluida una fuerza laboral más joven, más móvil y socialmente conectada, será sostenidamente más importante que nunca en la guerra de talentos en el mercado.

También te puede interesar:

WordPress Image Lightbox Plugin