El Digital Workplace es un componente de la Transformación Digital que articula dos momentos de los empleados: la oficina y el hogar. El objetivo es que el primero, pase de ser un lugar físico, tangible, a ser un espacio omnipresente en el que el empleado, a partir de la nube, cuente con todas las herramientas habituales de una oficina tradicional y por lo tanto se vuelva más eficiente. Con el fin de crear políticas que mejoren la productividad y satisfacción en el lugar de trabajo, es importante conocer una serie de tendencias irreversibles. 

El empleado como consumidor 

Las tecnologías de la información y su apropiación han logrado establecer una serie de dinámicas únicas en la sociedad actual. El entendimiento de estos cambios es fundamental para RRHH ya que permite ver al trabajador desde una perspectiva moderna. Un reporte de la consultora Deloitte reveló una serie de hallazgos interesantes para este fin:

  • Los consumidores y usuarios son los principales gestores del cambio. Uno de los principales aspectos de la revolución digital tiene que ver con el empoderamiento de los consumidores, ya que es a partir de ellos que la adopción de tecnologías empieza a coger fuerza. En el caso de recursos humanos, los empleados deben ser vistos como los consumidores o usuarios y por lo tanto como gestores del cambio.
  • Los empleados migran el conocimiento de las nuevas tecnologías al trabajo. Normalmente el primer paso para apropiar una tecnología es su utilización en el diario vivir. Una vez se tenga dominio de su uso y características, migrar dicha tecnología al trabajo es mucho más sencillo que vice versa.

A partir de estos hallazgos, desde RRHH se pueden empezar a construir los lineamientos de una estrategia digital: contemplar medidas que permitan empoderar a los empleados frente a las herramientas digitales, como acoplarse a las herramientas que los empleados utilizan en el diario y proveer dispositivos que puedan ser utilizados fuera del trabajo. De esta manera, los empleados se familiarizan con sus funcionalidades para luego, de manera implícita, migrar esta destreza a sus lugares de trabajo.

El consumo de tecnología de los empleados

Las tendencias digitales demuestran que para las organizaciones es necesario proveer a los empleados de herramientas tecnológicas más sofisticadas y móviles.

Tabla 1. Dispositivos informáticos provistos por los empleadores.

Comparativo 2011 (azul) – 2013 (verde)

Tabla 1

Fuente: Stancombe Research & Planning and Deloitte Access Economics, 2013

A partir de la anterior tabla, se puede evidenciar cómo las organizaciones cada vez suministran más y mejores tecnologías a sus empleados, donde el incremento en dispositivos móviles como smartphones y tablets es el más importante.

Ahora bien, a continuación presentamos la brecha entre la calidad de las tecnologías en el hogar vs. las del trabajo:

Tabla 2. Tecnología digital: hogar (azul) y oficina (verde)

Tabla 2

Fuente: Stancombe Research & Planning and Deloitte Access Economics, 2013

A partir de esta tabla, es claro que los empleados están más satisfechos con la tecnología de su hogar al estar más actualizada y tener una mejor conexión al internet, pero especialmente al ser más fácil de usar.

El desafío: igualar la experiencia de las tecnologías

Es claro que las organizaciones cada vez invierten más recursos en tecnología, lo cual abre el sendero al proceso de Transformación Digital. Asimismo, existe una fuerte tendencia a pensar y sentir que las herramientas tecnológicas propias son más amigables para el usuario y de mejor calidad en comparación con las que proporciona la organización. Estos hallazgos son lo suficientemente claros para entender cuál es el desafío que tienen las áreas de RRHH: establecer políticas que comprendan al empleado como un “usuario” y, bajo esta perspectiva, buscar mejorar las herramientas de trabajo para así mejorar la experiencia de usuario y conseguir mayor satisfacción y productividad. 

Con base en la información aquí presentada, todo indica que para emprender esto es necesario al menos igualar la experiencia tecnológica que el empleado tiene en su casa con la del trabajo. Una buena forma de empezar es preguntándote a ti mismo, ¿qué tipo de dispositivos y herramientas como correo electrónico usan tus colegas en su vida personal? Al entender lo que tu “usuario” prefiere en su día a día, podrás contemplar políticas desde RRHH que busquen igualar o mejorar esa experiencia. Esto establecerá los fundamentos para una Transformación Digital efectiva y la creación de un verdadero Digital Workplace donde la eficiencia y satisfacción del trabajador aumentan considerablemente.  

cta_xertica-casos-1

WordPress Image Lightbox Plugin